“Jovellanos fue un promotor, sobre todo, de la educación”

“Del ilustrado podemos aprender, en esta época de exposición a peligros, el valor del progreso”

LA NUEVA ESPAÑA inicia hoy una serie dedicada al Foro Jovellanos con motivo del vigésimo quinto aniversario de su fundación. Durante este tiempo, la entidad ha trabajado para mantener vivo el legado del ilustrado, promoviendo actividades en beneficio de la sociedad gijonesa y generando ideas para el futuro de la ciudad. La primera entrega está compuesta por dos entrevistas a los médicos Francisco Vizoso y Marcelo Palacios, que acaban de ser nombrados patronos de honor del Foro con motivo de la efeméride, como adelantó este diario. Ambos destacan la vigencia del pensamiento de Jovellanos, referente político y moral para Asturias.

Francisco Vizoso Piñeiro (La Coruña, 1959) es cirujano y jefe de la Unidad de Investigación del Hospital de Jove, así como responsable de la Fundación para la Investigación con Células Madre Uterinas (FICEMU). Interpreta su nuevo cargo como patrono de honor del Foro Jovellanos más como una responsabilidad que como un reconocimiento porque, asegura, la apuesta del prócer por el progreso y la educación está ahora más vigente que nunca por la crisis del coronavirus.

 Como nuevo patrono de honor, ¿qué destacaría de la figura de Jovellanos?

-Para mí lo más importante es que fue un adelantado a su tiempo, un referente que ha dejado un legado importantísimo para Gijón y para Asturias. Que me nombren patrono es un honor que, sinceramente, no me esperaba.

 ¿Cuál era su relación con el Foro Jovellanos hasta ahora?

-Habíamos colaborado hace poco en uno de los últimos números de su revista “Almanaque”. Me habían pedido un artículo sobre la investigación de mi equipo en células madre y así lo hice. Acudí a la presentación y ahí ya me llamó la atención la variedad y calidad de los textos publicados, que era algo que yo personalmente desconocía. Esta fundación tiene un bagaje inmenso en la ciudad y su labor divulgativa es muy de agradecer. Por eso, lo de ser patrono me lo tomo más ahora como una responsabilidad que como un simple honor. Intentaré ayudar a divulgar la figura de Jovellanos; tenemos mucho que aprender de él.

 Siempre se dice que sus obras han envejecido muy bien, que buena parte de su filosofía sigue vigente.

-Sí, yo también lo creo. Decía antes que fue un adelantado a su tiempo y sí, apoyó cosas que ahora se entienden mejor. Para mí fue un promotor, sobre todo, de la educación. Si no recuerdo mal él quiso impulsar clases de la rama de las Matemáticas aquí en Gijón y en su momento tuvo que pelearlo con los curas de Oviedo, que de aquella no veían con buenos ojos que la gente estudiase por libre fuera de la capital. Esto lo digo porque me parece importante, no como revancha por haber perdido contra el Real Oviedo el otro día (ríe). Hablando en serio, sí creo que de Jovellanos aún podemos aprender varias cosas, sobre todo, ahora. En esta época que nos ha tocado vivir estamos viendo que, lejos de estar en una sociedad perfecta, seguimos expuestos a muchos peligros y necesitamos progresar y trabajar por un mundo mejor y más preparado. Ha sido una cura de humildad que un virus nos haya puesto en jaque.

 De ahí que haya empezado a analizar nuevas terapias contra el covid-19.

-Sí, esta crisis ha puesto en valor la importancia de investigar e intentar adelantarse a los problemas, y eso también lo defendió Jovellanos en su momento. Nosotros hemos decidido aportar nuestro granito de arena porque las células madre ayudan a controlar la inflamación. El coronavirus entra principalmente por los pulmones, provoca una especie de tormenta de moléculas que amplifican la inflamación y crean edema pulmonar y necrosis. Estamos estudiando la posible aplicación de estas células para evitar esa tormenta inflamatoria en este tipo de enfermedades.

 ¿Cuál es su lectura de cabecera sobre Jovellanos?

-Leí su viaje desde Madrid a Asturias en una edición que me encantó, porque traía fotos de los paisajes que tuvo que ver en su recorrido. También leí textos sobre algunas de las obras sociales tan importantes que hizo en la ciudad durante su etapa como ministro y, bueno, leí lo suficiente como para saber que fue una persona que sufrió muchas injusticias por pensar de esa manera que parece moderna ahora pero no entonces. Jovellanos es ahora más que nunca un referente vivo de lo que debe ser la sociedad.

La Nueva España, 25/06/2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *